El Ratón Pérez pasea por las calles de Madrid

familia perez

Si buscas un plan diferente para ir con niños o si, simplemente, quieres despejarte de tanto museo o monumento, te proponemos visitar a un personaje muy peculiar que vive en el centro de Madrid. Todos lo conocemos, pero muy pocos sabemos que su casita se encuentra a escasos metros de la famosa Puerta del Sol. Quizás tú ya no te acuerdes de él, pero os aseguramos que vuestros peques lo tienen muy presente cada vez que se le cae algún diente. ¿Sabes ya quién vive escondido por las calles de Madrid?

En la calle Arenal, muy cerquita de la superconocida Puerta del Sol, se esconde el Ratoncito Pérez. La mayoría de los que visitáis la ciudad no sabéis que su casita está ahí, en el número 8 de la calle, y que él juega al escondite con los niños que intentan encontrarle. Dentro de la galería en la que está su casa-museo, en la planta baja, os propongo que juguéis a ser detectives y que encontréis al Ratón Pérez, cuya figura se esconde en uno de los pasillos. Cuando lo encontréis, podéis subir a la segunda planta, donde se encuentra la casa-museo en la que viven los señores Pérez con sus 3 hijos, un ratón y dos ratoncitas. Rápido los vais a reconocer, pero sí queréis saber su historia tendréis que entrar.

figuraraton

Para acceder a la casa del Ratón Pérez tendréis que comprar las entradas en la tienda. No se pueden adquirir por internet y cuestan 3€ por persona. Atención porque cuando fuimos la primera vez estaba colgado el cartel de “entradas agotadas”, por lo que os recomiendo que si tenéis pensado pasar el día por esta zona, os acerquéis a comprarlas a primera hora. Si viajáis con niños pequeñitos, 0-3 años, no os recomiendo que hagáis el tour porque no entienden realmente quién es el Ratoncito Pérez y no participan activamente en la historia ni el juego de buscarle. Es un consejo que os doy a raíz de haber llevado a Hugo (2 años) y descubrir que miró las figuras anonadado pero que no se enteró de la fantasía.

museopuerta perez

Por tanto, es ideal para los que tengáis hijos de unos 6-7 años porque crecerá en ellos la ilusión de adónde van a parar sus dientes y conocerán a la familia que los guarda y cuida cuando se les caen. Dentro de su casita no se pueden hacer fotos así que no os puedo mostrar mucho más, sólo deciros que si queréis pasar una tarde mágica, no dudéis en acercaros a ver a la familia Pérez.

casa