España

549258_4217014504317_359052470_n

España es el país del arte, la gastronomía y la felicidad. Un país de contrastes entre norte y sur. Un país de mar y monte, de aceite y vino. Un país con denominación de origen. Una tierra con banda sonora y una personalidad tan marcada que traspasa fronteras.

Este es uno de los países con más historia del mundo. Fruto de la mezcolanza cultural de los pueblos que a lo largo de los años han pisado la Península, España ha sabido adaptar lo mejor de cada uno y hacerlo propio. Situado al sur de Europa es una de las naciones consideradas “pobres” del continente. Actualmente ratifica su estatus con una economía deshinchada y sin lujos.

Una tierra con firmes creencias pero con proceder distinto en norte y sur. El norte es tierra de peregrinación, de monte, de naturaleza, de pastos y vacas, de pote, de sidra y de clima agradable. El camino de Santiago es lugar de encuentro de millones de peregrinos (extranjeros y españoles). Galicia les acoge cada año y les da la Compostela. El camino (se puede hacer con distintas rutas) ha llegado a ser condecorado con el título de “primer itinerario cultural de Europa”.

Pero en el norte no sólo hay fe, también hay ocio y cultura. El Guggenheim de Bilbao, la cueva de Altamira en Cantabria, el Parque Güell o la Casa Batlló de Gaudí en Barcelona son unos pocos ejemplos de arte que guardamos en España.

Por su parte, el sur es sinónimo de buen tiempo, alegría y buen humor. Con una fe muy arraigada en el cristianismo, Andalucía salta a la calle cada Semana Santa. Los pasos de las distintas cofradías inundan las calles bañadas de sentimiento y saetas.

Andalucía es bella. No hay lugar sin historia, ni ciudad sin encanto. Con influencias árabes en sus construcciones y calles, el sur conserva algunas de las más hermosas maravillas de mundo, como la Alhambra de Granada, la Mezquita-Catedral de Córdoba o la Torre del Oro de Sevilla. Pasear por el barrio de Triana (Sevilla), subir al Cabo de Gata en Almería o comerse unos espetos en la playa de Málaga, harán del viaje una experiencia única.

En la capital del país se encuentra el poder administrativo y la gran inversión empresarial. Madrid es núcleo del ocio, el teatro, la música más alternativa y la diversión. Si eres de los que le gusta la historia, no debes perderte el Paseo de los Austrias, el Palacio Real, la Catedral de La Almudena, la Plaza de la Villa y, por supuesto, la concurrida Plaza Mayor.

En Madrid podrás disfrutar yendo de tapas, recorriendo La Latina o paseando por Chueca. Tampoco hay que dejar de probar el típico cocido madrileño; un plato de cuchara y sobremesa.

El paraíso español está en las islas. Las Baleares son las islas de la diversión y la fiesta, pero también de la meditación y relajación. Las Canarias son sus playas, su cálida temperatura, las dunas, el Teide y sus concurridos carnavales.

Y es que España es un país de gustos, de diversidad y armonía. Un país de cine, de música, deporte y campeones. Un lugar para disfrutar, aprender y, por supuesto, para descubrir.

– Burgos

– Cáceres

– Cantabria

– Córdoba

– Lanzarote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *