Madrid desde el cielo con niños

cabinasteleferico

Hoy, en nuestro empeño porque los peques no se aburran ningún fin de semana, os vamos a proponer un plan a la altura de las familias más viajeras. Surcar el cielo de Madrid, descubrir la ciudad a vista de pájaro y ver los monumentos más importantes desde otra perspectiva es posible con niños. Os proponemos pasar una tarde diferente y divertida en el Teleférico.

Para los que no hayáis oído hablar de él, el Teleférico es una de las atracciones más famosas de la capital. Está situado en la Casa de Campo, uno de los pulmones más importantes de la ciudad, muy cerquita del famoso Parque de Atracciones y del Zoo Aquarium. Está compuesto por decenas de cabinas (de 6 personas) que viajan surcando el cielo de un punto a otro de Madrid. Las cabinas están acristaladas, aunque tienen unas pequeñas ventanas de ventilación, por lo que no es nada claustrofóbico. Sin embargo,  a los papis que tengáis vértigo no os recomendamos montar, pues se llegan a los 40 metros de altura, mientras os movéis a la velocidad de 12 km/h. El viaje dura unos 10 min.

familiateleferico

Durante el paseo, se puede disfrutar de las vistas del Palacio Real, la catedral de La Almudena, el campo del moro, el río Manzanares, la antigua estación de tren de Príncipe Pío (importante vía de comunicación entre Madrid e Irún hace 60 años), las 4 Torres más altas y modernas de Madrid… En definitiva, una visión global de la ciudad explicada por megafonía y guiada por los personajes del “Teleférico” y de los monumentos. La voz del “Teleférico” es la narradora de la historia de Madrid y presenta, según nos vamos acercando, a cada monumento, los cuales cuentan a su vez con voz propia.

manzanaresteleferico vistasteleferico

A decir verdad, a Hugo (2 años) no le importaban mucho las explicaciones pero sí le encantaban las vistas. Alucinaba por el tamaño en que se veían todas las cosas desde allí arriba, se escondía cada vez que veía que íbamos a chocar con algún árbol y contaba las cabinas que iban de vuelta. Lo que quiere decir que, aunque vuestros peques sean aún pequeños, no os echéis para atrás, puesto que ellos también se lo pasan en grande a su manera. Además, casi es un aliciente, puesto que los menores de 3 años no pagan el viaje. Para los papis, deciros que los billetes se pueden comprar sólo de ida o de ida/vuelta, y cuestan unos 5€. Si tenéis pensado ir, os recomiendo que miréis los descuentos que ofrecen a través de “FamilyCheck” o si cumplís alguna de las condiciones para comprar las entradas reducidas.

mamahugoteleferico

Si alguno se arrepiente de subir al cielo de Madrid, puede quedarse en la terraza mirador del Teleférico. Desde allí se observa gran parte de la Casa de Campo y de las atracciones de su parque temático más famoso. En la misma terraza hay una cafetería donde descansar y un parque de bolas para los niños (previo pago, claro está). Si no queréis gastaros más dinero en el plan, en vez de quedaros en el parque de bolas, podéis ir a uno tradicional que está justo  a la salida del recinto, muy cerca del parking (cuando digo cerca, es cerca, creedme que no daréis más de 15 pasos). Para nosotros fue la guinda del pastel y Hugo pasó una tarde genial. Combinamos un plan diferente con uno habitual que sabemos que triunfa (los toboganes, los columpios y la arena siempre son un éxito en una tarde con niños).