Convierte a tus hijos en artistas pintando artesanía en Madrid

pinta

Hoy os traigo un planazo diferente para tod@s los que viváis o paséis por Madrid. Diría que es ideal para ir con niños, pero es que también lo es para nosotros (que también tenemos una vena creativa por explorar). Descubrí este sitio hace ya unos años, cuando estaba embarazada de Hugo, y sigue gustándome como el primer día. Pinta en Copas es maravilloso para pasar una tarde entretenida, aprender y llevarte a casa tus propios diseños.

Pinta en Copas se encuentra en el centro de Madrid, en una pequeña callejuela apartada de la bulliciosa Tribunal, pero muy cerquita. A pesar de vivir en una ciudad tan grande, a veces nos obcecamos con los mismos planes de siempre: una tarde de cine o acudir a un abarrotado centro comercial,  y nos olvidamos que hay pequeños locales secretos en Madrid que huelen a la infancia de antaño. Nos recuerdan que menos es siempre más y que pintar figuritas de cerámica puede sacar tu lado más artístico y perfeccionista, aún teniendo veintitantos. Lo que me gusta de este lugar es que no cobran entrada y que puedes estar el tiempo que tu creatividad necesite para dejar tu obra terminada. Sólo pagas por la figurita de cerámica que escojas para colorear. Podrás elegir joyeros o cajitas pequeñas desde 8 euros hasta jarrones grandes de 35 ; ellos te prestan plantillas, pinceles, tampones y todos los colores que necesites para decorar la pieza. Además, te invitan a tomar un té o un café mientras estás dibujando.

pintaencopas

Claramente, no se me ocurriría llevar a Hugo, que tiene 20 meses, a un lugar así, pues no sólo no iba a pintar sino que podría destrozarles media tienda. Sin embargo, creo que es un plan genial para los papis que tenéis peques un pelín más mayores, que entienden lo que es dibujar, colorear y estar sentados durante un ratito. Lo que también me gusta es que crean una pieza única, exclusiva y que se van a poder llevar a casa para enseñar a sus amigos o ponerla en su habitación. Eso sí, no la misma tarde.

pintacopas

Todas las figuras están hechas artesanalmente y una vez las cogemos para dibujar, hay que hornearlas. Si no lo hiciéramos, los colores y el barro no se fijarían y, por ejemplo, las tazas no podríamos usarlas luego para desayunar, ni los boles para llenarlos de cereales. Por eso, cuando llegue la hora de marcharse a casa, nuestras piezas deben quedarse allí y… una semana más tarde podremos ver el resultado. Los colores se potencian, la pieza coge brillo y los diseños se ensalzan. La cajita, taza o bol que tu hijo hizo hace unos días parece hecha por un profesional. Y claro está, ese profesional es él.

PD: estará cerrado durante el mes de agosto, así que tendréis que esperar un poquito para ir a probar esta alternativa. Para el resto de consultas en cuanto a horarios y descuentos, tendréis que mirarlos en su web.