Ruta por la sierra norte de Madrid

vistascabrera

Madrid no solo es bullicio y estrés. A veces lo parece, pero a pocos kilómetros de la capital, encontramos el pulmón de la comunidad. La sierra madrileña tiene el encanto que tanto buscamos en las escapadas rurales sin irse demasiado lejos. Seguro que conocéis Aranjuez, San Lorenzo del Escorial, Chinchón, Patones, etc. Quizás sean los pueblos más turísticos de Madrid, pero hoy no os vamos a hablar de ellos, hoy os llevamos en ruta por la Sierra Norte.

Esta ruta se puede hacer en un sólo día, pues es cortita, pero nosotros vamos con Hugo y no placamonaasterioqueremos prisas, queremos disfrutar, por lo que la hicimos en un fin de semana (pincha aquí para ver nuestro alojamiento). A una media hora en coche del centro de Madrid llegas a La Cabrera, un municipio genial para caminar y hacer escalada. A parte de daros una vuelta por el pueblo, os recomendamos ir al Convento de San Julián y San Antonio.

Según cuentan, el convento se erige sobre un templo anterior de origen pre-romanico pero es difícil de datar si su construcción corresponde al siglo XI o XII. Podéis dejar el coche en el pueblo y subir andando por el sendero. A mitad de camino os encontraréis con un mirador que os dará unas vistas preciosas del pueblo y donde podréis hacer unas fotos increíbles. Si seguís por ese camino llegaréis a las puertas del convento, dónde os aconsejamos descansar un poco, puesto que la ruta continúa hasta llegar al Cerro de la Cabeza, Cancho Gordo y/o, para los más valientes, hasta el Pico de la Miel. Es el momento en el que el sendero deja de ser llano para ser empedrado, por eso, si vais con niños de entre 0 y 3 años os aconsejamos el porteo. Si tus peques son mayorcitos se lo pasarán en grande subiendo de roca en roca, pero si aún caminan inseguros es mejor usar una mochila o cualquier otro elemento de porteo y dejar la sillita en la casa rural. Una vez lleguéis al Cancho Gordo respirad profundo y abrir los ojos como si nunca lo hubierais hecho. Es el punto más alto de la cordillera. Si aún así os sabe a poco, podéis continuar el camino hasta el Pico de la Miel. Para mi la seguridad está ante todo y el camino no lo es si vas con niños, sean de la edad que sean. En ese momento ya no existe ningún sendero que seguir, son todo rocas y puede ser muy peligroso, por lo que nuestro nivel aventurero se sació con nuestra miniruta hasta el Cerro de la Cabeza. El camino es más sencillo de hacer y la altura es inferior a la de los otros dos puntos, por lo que era ideal para nosotros.

mamacabrera

Con el sol escondiéndose ya, nos dirigimos a visitar Buitrago del Lozoya. El pueblo estaba en plena fiesta de carnaval, había comparsas y un ambiente espectácular, así que Hugo se lo pasó estupendamente bailando y alucinando con la originalidad que tienen algunos a la hora de elegir disfraz. Pero no todo es fiesta, porque si vais a Buitrago debéis daros una vuelta por la torre del reloj, la iglesia y el castillo (o lo que queda de él). Para acceder a estos dos últimos enclaves, tenéis que cruzar por la entrada en arco y atravesar el pasadizo. Además de caminar intramuros, también lo podéis hacer extramuros, mientras disfrutáis de las vistas al río por el paseo que lleva su nombre, Paseo del Río Lozoya.

lozoyabuitragopasadizorelojcastillo

Buitrago puso fin a nuestro primer día en la Sierra. Regresamos al apartamento para cenar algo y prepararnos para un domingo de calor. El día se levantó estupendo, fue genial no necesitar abrigos y caminar más ligeros. El plan fue dirigirnos hacia el embalse de Pedrezuela. Nos detuvimos justo antes de llegar a Guadalix de la Sierra, no donde se encuentra la presa sino en la parte más ancha del embalse. Ahí encontraréis un mirador por si queréis hacer alguna foto del entorno y un caminito empedrado para bajar a las orillas. Con el buen día que hacía, algunos pescadores se habían animado a salir a probar suerte (por lo visto es buena zona para llevarse a casa lucios y carpas, pero nosotros de pesca sabemos poco). Esta zona es  fenomenal para ir con niños; en general, los planes al aire libre y en plena naturaleza son siempre una buena opción. Ellos se lo pasan en grande, corren, juegan y se asalvajan sin que haya ningún peligro.

embalse

Para comer, condujimos hasta Guadalix de la Sierra. Allí nos acercamos a ver su iglesia y la balconada del ayuntamiento, famosa por ser el escenario protagonista de la película “Bienvenido MR. Marshall”, donde José Isbert (el alcalde en el filme) pronunció la famosa frase de: “como alcalde vuestro que soy, os debo una explicación, y esa explicación que os debo, os la voy a pagar”. Historia del cine español que puso en el mapa a Guadalix de la Sierra y sus vecinos, quienes en agradecimiento, colocaron una placa en la fachada del edificio homenajeando al director Luis García Berlanga. El pueblo lo podéis recorrer en menos de una hora, nosotros lo hicimos a la hora de comer y aprovechamos la siesta de Hugo para emprender el viaje de vuelta a casa.

guadalix

PD: si alguno se está preguntando si fuimos o encontramos la famosa casa de Gran Hermano, la respuesta es “No”. No nos molestamos en buscarla pero tampoco se veía desde la carretera ni desde otros puntos más elevados de la sierra. Debe estar escondida en plena sierra, sin ningún tipo de indicación para acceder hasta allí.