Un espectacular paseo por la Gran Via

granvia

Dar un paseo por ella es hacerlo por el arte, las luces, el espectáculo y la historia. Es la calle más famosa de Madrid y para algunos, el Broadway de la capital. Los mejores teatros, las mejores obras, los cines más importantes y un centenar de tiendas se asoman a ver a todos los que pasamos a sus pies. Si nos acompañas, daremos juntos un paseo por la legendaria Gran Vía.

Si visitas Madrid no puedes irte sin pasear por la calle más famosa de la capital. Un kilómetro y medio de recorrido que se abre paso entre turistas, vendedores ambulantes, artistas callejeros, madrileños encantados y acompañantes obligados/resignados a tener que visitar las macrotiendas superconcurridas de fervientes compradores. Y es verdad. Lo es que en el paseo de Alcalá a Plaza de España por esta vía lo primero que te encuentras son tiendas, que por tamaño podrían ser centros comerciales, de las marcas más asequibles. Pero no hablamos de cualquier calle, esta es especial y versátil. No es otra calle comercial cualquiera, ni la podemos comparar con Preciados, pues tiene hasta casino. Además esta via es algo más, de ahí que ya alcance los 90 años. Y todos sabemos que cuanto más viejo, más sabio. Por esa razón, sabe deleitar a todos: compradores compulsivos, amantes del teatro, de los musicales, del ballet, la comida rápida, el ocio y los hoteles exclusivos. Si eres de los que huyes de las compras debes saber que cuando hayas llegado a la Plaza de Callao (lado de los impares) habrás superado el paseo más comercial y te adentrarás en el de la cultura y el arte.

IMG-20160802-WA0001casingv

La Gran Vía se cambia de traje y desde Callao hasta Plaza de España se vuelve un espectáculo. Los teatros más antiguos e importantes de Madrid siguen coloreando la calle con sus carteles. Los cines Callao tienen casi los mismos años que la calle y aunque la fachada sigue intacta desde hace años, por dentro tiene salas impresionantes donde se representan los estrenos más comentados y se hacen premiers y eventos de gran reclamo. Son los primeros cines que veréis si habéis seguido nuestro camino por la acera de los números impares, aunque justo enfrente a él están los del Palacio de la prensa. El lugar no tiene desperdicio, pues es cine y hostal a la vez. En los ultimos pisos de este edificio histórico de fachada blanca, te puedes alojar desde 50€ (2 personas) y levantarte con vistas a la Gran Vía. Muy cerquita tenemos también el cine Capitol, por lo que tenemos una gran variedad en las carteleras de ambos.

IMG-20160802-WA0000gv4

Si queréis hacer un receso en el camino podéis sentaros en algún local, pero os aventuro que hay pocos que sean originales, pues las grandes cadenas y sus franquicias han copado la Gran Vía. Hamburguesas, montaditos, donuts, pizzas, cualquier cosa que os apetezca lo podéis encontrar a lo largo de la calle. También os digo si viajáis “pelaos”, como nos duele pasar a nosotros, siempre está bien poder recurrir a estas opciones pero si os queréis dar un homenaje podéis ir a La Cervecería Estrella Galicia. Local de diseño, comida cuidada y jazz en directo. ¿Lo malo? El servicio un poco descuidado y el precio. Tampoco es un sitio muy recomendable para ir con niños, así que los que tengáis hijos nos vamos a ahorrar el susto de que venga una cuenta así.

Prosiguiendo con el paseo llegamos al teatro Rialto, que originariamente fue un importante cine durante los años 50. Siempre ha acogido las mejores películas y obras teatrales de la época y ahora ha estado en primera línea tras acoger el musical de “Hoy no me puedo levantar” y “La Cena de los idiotas” (recomendada si no habéis ido a verla aún). Frente a él y, compartiendo esquina con el hotel Emperador, está el teatro Arlequín. Es uno de los más pequeños y está eclipsado por la grandiosidad del Lope de Vega, a tan sólo unos metros de él. ¡Qué decir de él! ¡es enorme e impresionante! Además, acoge el musical más bonito, emocionante y bien montado que he visto en mi vida. Es verdad, es muy caro, pero realmente merece la pena pagar por ir a ver El Rey León. Es la obra maestra que ha conquistado Madrid y lleva años en la cartelera del teatro. El sonido, la escenografía, los colores y sus voces…son ideales para que mayores y pequeños alucinemos y no podamos pestañear ni un solo momento. Este espectáculo ha catapultado a la fama al Teatro Lope de Vega que ha crecido exponencialmente en reconocimiento. No puedes pasar por ahí y no hacerte el famoso selfie/foto con el gigante Simba que reina en el teatro.

gv5

gv2gv7gv9gv

Si cruzamos de acera hacia los edificios pares. Nos encontramos con el Pequeño Teatro Gran Vía, que apuesta por el ballet del Lago de los cisnes. Un estilo diferente a la sala que le sucede, La Chocita del Loro, que es exclusivamente de monólogos. Cada público, un espacio propio. Sin embargo, ¿ha habido algún teatro que haya apagado sus luces? Sí, en la calle más importante de Madrid, el teatro Coliseum cerró sus puertas hace unos años. Casi en la esquina con la Plaza de España esta sala sucumbió a pesar de los grandes éxitos que se representaron dentro. A día de hoy sigue cerrada y no tenemos noticias de que vuelva a correr el telón pronto.

gv8

En definitiva, terminamos el paseo con una reflexión clara que es que la Gran Vía contenta a todos: si eres más de musicales, en ella los encuentras; si prefieres la comedia, ahí está; si eres de los que aman el ballet clásico, hay un espectáculo para ti en alguno de sus teatros; y así con monólogos, salas de concierto o música en directo. Eso es pasear por la Gran Vía, disfrutar de una ciudad de todos y para todos. Bienvenidos al centro de Madrid.